La última cena

BBCopa2Esta temporada estoy viendo poco al Bilbao Basket, menos de lo que me gustaría. El nuevo contrato televisivo que ha firmado ACB para dar los partidos en canales de pago no beneficia en nada al baloncesto. Si antes tenía muy poca audiencia, lo lógico es pensar que esta temporada el batacazo ha sido total. Lo que no entiendo es qué puede ganar la plataforma que ha comprado los derechos televisivos al ofrecer un deporte que tiene tan poca repercusión. Éste ha sido el último clavo en el féretro televisivo de un deporte que no puede competir con el fútbol, por la incapacidad de sus propios gestores y porque parece que en este país no interesa que nada le haga competencia al deporte rey… y a la prensa rosa. Pan y circo, sólo que el circo le va ganado terreno al pan.

Pero volvamos al baloncesto. El horario de las 13:00 horas es bastante incómodo, al menos para mí. Llego a casa muy tarde y ya no sé si toca comer o merendar. Así que me he perdido algunos partidos en casa. Los partidos que el equipo juega fuera no los veo porque me niego a pagar por ver baloncesto (o cualquier otra cosa) por televisión. Es una simple cuestión de principios. Ni siquiera me paro a valorar si la cuota mensual es cara o no, cada cual organiza su economía según su lista de  necesidades y prioridades y, desde luego, pagar por ver baloncesto televisado, no está en la mía. Echo de menos el Orange Arena. Jamás pensé que algún día llegaría a decir esto.

Así que estoy siguiendo al equipo con absoluta fidelidad en Eurocup, gracias a que la retransmisión de los partidos sigue corriendo a cargo de las televisiones autonómicas. Un balance inmaculado de victorias a domicilio (siete de siete) y cuatro derrotas en los ocho partidos jugados como local, es la tarjeta que presentan los hombres de negro en la competición continental. Quizá, demasiada relajación, como en el partido que les enfrentó al Union Olimpija Ljubljana en la Fase Regular, sea la razón de “tantas” derrotas en casa. En el Last32 han perdido dos de los tres partidos disputados en Miribilla y eso les obliga a ganar en Turquía al Banvit Bandirma, si quieren seguir vivos y pasar a Octavos. Ya sabemos que fuera de casa se muestran intratables pero Turquía no es la mejor salida para seguir imbatibles a domicilio.

Los rivales en la Fase Regular no tenían demasiado nivel y la exigencia para nuestros jugadores no fue muy alta. Las defensas en Eurocup no son como las de ACB, son menos asfixiantes y permiten más espacios a los jugadores, lo que hace que éstos se sientan más cómodos. Es el caso de Alex Ruoff. El alero americano está rindiendo más en Europa que en la liga doméstica, se le ve más a gusto, y esto le va a ayudar para acabar de acoplarse al equipo. Pero, por otro lado, parece que jugar dos competiciones le resta frescura al equipo y en algunos partidos da la sensación de que los jugadores no llegan, que los 40 minutos se les hacen interminables. Esto “explicaría” de alguna forma las derrotas contra Estudiantes y Tenerife en casa, dos partidos que los hombres de negro tenían controlados y perdieron de forma incomprensible.

BBCopa

La temporada está siendo bastante irregular, creo que esa es la palabra que mejor define la trayectoria del equipo hasta ahora. Con respecto al curso pasado, se ha perdido en dirección de juego, en rebote ofensivo y en defensa. Clevin Hannah no es un base director, ni siquiera aparece entre los quince máximos asistentes de la liga, es un base anotador, y cuando no anota, poco más puede aportar, pero eso ya lo sabía Sito Alonso cuando le fichó. Ahora mismo es el segundo máximo anotador del equipo, detrás del capitán, Alex Mumbrú. La defensa, una de las cinco mejores la pasada campaña, ahora es la décima -llegó a ser la segunda peor de la liga en la jornada ocho- y ha estado entre las seis peores en más ocasiones de las que nos hubiera gustado. Curiosamente, hace un año, en esta misma jornada, llevábamos los mismos puntos a favor pero 110 menos encajados. Terceros en la clasificación frente a octavos.

El rebote también se ha visto debilitado, sobre todo el de ataque, posiblemente porque los fichajes interiores no tienen la vocación reboteadora entre sus mejores cualidades. Alex Suárez recuerda mucho a Wragge, demasiado, incluso en su discreto porcentaje de acierto en el triple, para haber venido como especialista francotirador. Algo habrá visto el Real Madrid en él pero supongo que tendrá que dar mucho más si quiere hacerse un hueco en la plantilla blanca. Y Georgios Bogris es un auténtico guerrero, un gladiador que siempre da más de lo que se espera, pero el rebote no es su fuerte. Y Mirza Begic, cuando estaba cogiendo ritmo de competición, ha sufrido una lesión en su muñeca izquierda que le va a tener fuera de juego dos meses.

Además, este año el efecto miribilla se ha diluido un poco, no tenemos jugadores revelación, no hay Quinos ni Markos, el presupuesto se ha visto reducido de forma importante y el club ha tenido que afrontar la salida de un jugador llamado a ser referente en el equipo esta campaña. Y aún así, superando las adversidades, el Bilbao Basket ha acabado la primera vuelta en sexta posición, clasificado para la Copa del Rey. Y en cuanto a la Eurocup, vivos y dependiendo de sí mismos para acceder a la eliminatoria de Octavos. Para ello tienen que ganar al Banvit turco en su casa. No es una empresa fácil, es cierto, pero los hombres de negro nos tienen acostumbrados a este tipo de gestas. Hace un par de semanas asaltaron Baviera y ganaron al Bayern de Munich, un Euroleague, en su propia casa.

LaUltimaCena

Y si siguen adelante, es posible que el rival en la eliminatoria de Octavos sea otro Euroleague, el Olimpia Milano de Alessandro Gentile y Jasmin Repesa. Ocasión y excusa perfectas para viajar a la capital lombarda y admirar, si se puede, una obra de arte, La Última Cena, pintura mural del genio Leonardo da Vinci, que se encuentra en el refectorio del convento dominico de Santa Maria delle Grazie. Un mural que no es un fresco tradicional, ya que Leonardo lo pintó al temple con óleo sobre yeso seco, una técnica experimental que sin embargo provocó un rápido deterioro. Una obra de arte tan genial como misteriosa debido al simbolismo que encierra. Una obra de arte obstinada en sobrevivir al paso del tiempo… y a la mano del hombre. Que sobrevivió a múltiples inundaciones. Que soportó la incorporación de una nueva puerta en la sala que hizo desaparecer la parte central inferior de la obra para que los frailes del convento pudieran tener su comida caliente. Que sobrevivió al ejercito de “le Petit Caporal” Napoleón Bonaparte, que convirtió el refectorio… en caballerizas. Que sobrevivió al bombardeo aliado en la Segunda Guerra Mundial. Es la obra más restaurada de la historia y ahí sigue, impresionando al mundo.

Admirar la obra y tomar Lombardía, para seguir vivos en Eurocup. Otra vez David contra Goliat. Leónidas I y sus espartanos resistiendo contra Jerjes I y los persas en el paso de las Termópilas. El Almirante Blas de Lezo, el “Mediohombre” o “Patapalo”, con seis navíos, contra la invencible Armada inglesa del arrogante Almirante Edward Vernon, la segunda más grande de todos los tiempos, después de la flota aliada que desembarcó en Normandía, y derrotándola en Cartagena de Indias. La ambición y la determinación contra la razón.

El Bilbao Basket, como la obra del inigualable genio toscano, es un obstinado, un superviviente desafiando toda lógica.

Fotos: Bilbao Basket.

@ricarpinedo

Anuncios

4 comentarios

  1. Baloncesto, Arte, Historia… ¡Me encanta!
    Ya echábamos de menos tus artículos.

    Me gusta

    1. Hola Marieta. Muchas gracias por tus palabras. Como digo en el artículo, no estoy viendo demasiado al equipo y eso me limita a la hora de escribir.

      Un saludo.

      Me gusta

  2. Ya teníamos ganas de que volvieras a escribir Ricardo, y con ese estilo tuyo tan personal
    Coincido con tu valoración del devenir de la temporada y me ha encantado tu referencia a Italia y a la Ultima Cena, ojalá hoy nos cenemos, bueno por el horario, merendemos a los del Banvit

    Me gusta

    1. Hola Txuspeedy, gracias por tus palabras. Me alegro de que coincidas conmigo. Yo también coincido contigo en el deseo de ganar en Turquía. la victoria pasará por controlar un poco más a Moerman y a Fortson y Johnson, ¡parecen los detectives del comic de Tintin!

      Un saludo,

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: